Cesáreo Gabaráin

28 views
Full name Cesáreo Gabaráin Azurmendi
Date of birth 16 de mayo de 1936
Country España
Date of death 30 de abril de 1991

Fue un sacerdote y compositor español de canciones litúrgicas como «Pescador de hombres», "El Viñador", «La muerte no es el final», esta última compuesta tras haber perdido a Juan Pedro, un joven de 17 años que era organista en su parroquia. Posteriormente, las Fuerzas Armadas de España adoptaron esta obra como himno que se entona dentro del Ceremonial en Homenaje a los Caídos por España.

Sus canciones fueron traducidas a otros idiomas, e incluidas en libros de cánticos de distintas denominaciones cristianas.

Tras pasar su niñez en su localidad natal, con solo diez años ingresa en el seminario menor de Zaragoza, donde recibe los primeros estudios musicales. En 1952 pasa al seminario mayor de San Sebastián, donde es ordenado sacerdote el 19 de diciembre de 1959. Se encarga de la capellanía del Colegio de Hermanos Maristas de Anzuola.

En 1964 ocupa la capellanía de la residencia de mayores Zorroaga de la capital guipuzcoana, pasando en 1966 a la del Colegio Chamberí de Hermanos Maristas de Madrid, donde empieza a componer. En 1980 es nombrado coadjutor de la parroquia de Nuestra Señora de las Nieves, en la misma ciudad, y responsable de formación religiosa en el Colegio San Fernando.

Gran deportista, se le conocía como el cura de los ciclistas, poseía el título de entrenador de baloncesto, y era amigo de grandes futbolistas. Fue también hombre solidario y entregado a los demás, como escribía Carmelo González Velasco:

Parroquias y colegios, niños y mayores, monjas y laicos, deportistas de élite y jóvenes marginados. A todos atendía su buen hacer sacerdotal.

Su repertorio roza las 500 canciones. Fue un incansable cultivador de la música religiosa al servicio de una liturgia renovada. Una de sus preocupaciones era que la melodía fuera, según él, orejable, es decir, que se entendiera fácilmente para que todos pudieran cantarla. Sus obras se inspiran en los sentimientos y acciones de los más humildes y capturan muchos de los más profundos sentimientos del espíritu humano. Como continúa diciendo su amigo Carmelo González:

Vivió en constante captación de situaciones de necesidades humanas, que traducía en cantos de ayuda para los momentos de oración personal o comunitaria. Todos ellos son vehículos de acercamiento al mundo trascendente, manifestaciones de alabanza a Dios y a la Virgen, expresiones del celo litúrgico-musical que le consumía.

Como reconocimiento a su trabajo en la música religiosa, Juan Pablo II lo nombró capellán de Su Santidad. Consiguió también un Disco de Oro.

Enfermo de cáncer, murió de forma inesperada antes de cumplir 55 años, en el Hospital Comarcal del Alto Deba de Mondragón cuando estaba en plena madurez.

Comments(0)

Log in to comment